Kidcode visita Radio Galega para hablar de educación, tecnología e innovación

El pasado viernes 28 de agosto participamos en el programa “A Tarde” para compartir reflexiones con Aser Álvarez.

A punto de empezar su cuarto año de actividad, Kidcode se está convirtiendo en un proyecto de referencia en formación tecnológica en Galicia, un tema que interesa no solo a padres y docentes, sino también al tejido empresarial gallego. Conectar los talentos e intereses de los niños con las necesidades del mundo real se hace cada vez más urgente, dada la velocidad a la que cambia nuestro entorno y los nuevos desafíos a los que nos enfrentamos. Estos son algunos de los temas de los que hablamos con Aser Álvarez en su programa de Radio Galega “A Tarde”.

La tecnología es sólo una excusa

En Kidcode aprovechamos el atractivo que la tecnología tiene para los jóvenes, para proponerles experiencias de contenido científico y tecnológico: actividades que impliquen programación, robótica, diseño, impresión 3D… en realidad, la herramienta no importa, siempre que nos permita fomentar la creatividad, investigar, experimentar… Lo importante es darles a los jóvenes la oportunidad de entrar en contacto con diferentes materias y se entrenen en los procesos de la innovación.

Transformando la educación

La tecnología hace que el mundo cambie mucho más rápido de lo que lo hace el sistema educativo. Ningún sistema es lo suficientemente flexible para adaptarse a la velocidad que cambia el mundo. Y cada vez más personas son conscientes de la necesidad de ofrecer alternativas formativas. Es ahí donde proyectos como el de Kidcode intentan crear un puente y generar oportunidades para el futuro de la gente joven.

Las empresas son quizás las más afectadas por estas carencias, sobre todo en lo que a perfiles innovadores se refiere.  De hecho, desde 2012, se considera que vivimos en un nuevo paradigma tecnológico y productivo, prácticamente una nueva revolución industrial, conocida como “Industria 4.0”. Este nuevo paradigma está transformando nuestra forma de consumir y de producir, debido a la capacidad de análisis masivo de datos (Big Data) y la hiperconectividad de sistemas físicos y digitales (IoT). Pero la capacidad tecnológica debe ir acompañada de creatividad disruptiva, es decir, nuevas formas de resolver problemas de forma innovadora.

De hecho muchas instituciones, tanto empresas como universidades, están creando sus propias escuelas y campus para entrenar a las personas en los procesos de la innovación. Google, Microsoft, MIT, Standford… no tienen miedo a experimentar formas nuevas de transmitir conocimiento. Entrenan a las personas en el proceso de diseño, la detección de problemas, el prototipado rápido de productos y servicios… trabajando habilidades como la colaboración, la resistencia a la frustración o la gestión de la incertidumbre.

Diseño centrado en el usuario: cuestión de empatía

La experiencia formativa, igual que cualquier otro proceso, puede ser diseñada a medida de los participantes, tanto alumnos como docentes.  Manejar las expectativas y motivaciones de los alumnos puede ayudar a la adquisición de conocimientos relevantes para ellos de cara a su futuro.

En Kidcode, además de trabajar habilidades como la curiosidad, la empatía o el trabajo en equipo también les ayudamos a identificar sus fortalezas, así como campos de aplicación para sus habilidades naturales. Las nuevas generaciones, deberán ser muy flexibles y estar en formación constante ya que a lo largo de su vida es probable que tengan muchos trabajos diferentes. E incluso dentro de una misma empresa se enfrentarán a desafíos muy distintos.

Intentamos acercar a niños y niñas la actualidad de los avances científicos y tecnológicos pero aportándoles un contexto para que puedan entender las implicaciones de esos avances. Por ejemplo, si les hablamos de los esfuerzos que se están haciendo para desarrollar un coche autónomo, les explicamos cómo pueden ayudar a evitar accidentes en el futuro.

Queremos que sean ciudadanos activos, conscientes y con pensamiento crítico. No solo usuarios de tecnología. Por eso en nuestro equipo contamos con ingenieros, diseñadores, divulgadores y pedagogos. De esta forma, combinamos nuestras áreas de conocimiento a la vez que les aportamos referentes de nuevas profesiones.

También les hacemos conscientes de que sus opiniones y los problemas que les preocupan son importantes. Que sus intereses son legítimos.  Muchas veces en el colegio, al tratarse de una formación estandarizada, no llegan a tocar ciertos temas. Muchas veces descubren lo que no les gusta pero no lo que les emociona. Y es que no siempre encontramos a esa persona en la vida que detecte nuestro potencial y nos guíe “por aquí”.

Un equipo de tecnológas

En este momento, somos un equipo de cinco mujeres en Kidcode, de diferentes disciplinas: ingeniería informática y de telecomunicaciones, diseño, divulgación científica y pedagogía. Y hacemos un esfuerzo consciente por aportar buenos referentes a las niñas y crear contenidos que les puedan resultar más interesantes o que conecten con sus inquietudes. Esto forma parte de la personalización de la experiencia. Porque si hay algo que te permite la tecnología es personalizar.

Nuestra prioridad es que los niños sean conscientes de sus fortalezas y sepan para qué se pueden usar. Que no llegue un momento en que decidan por inercia lo que deben estudiar en función de lo que “tiene salida”. Si tienes una pasión que conecta con tus habilidades naturales y aporta valor a las personas, ahí tienes tu posibilidad de profesionalización.

Existen multitud de profesiones nuevas que ni los padres ni los niños conocen. Desde Kidcode hacemos mucha divulgación en este ámbito para orientar a las familias. Y aunque no sabemos a qué se dedicarán en el futuro, siempre insistimos en que hay que trabajar habilidades transversales, como la comunicación. En España no se trabajan especialmente bien las habilidades comunicativas y muchas veces perdemos oportunidades por no saber explicar nuestro trabajo. Esto está relacionado con el hecho de clasificar el conocimiento en silos independientes. Hoy en día ya no tiene sentido decir que somos de letras o de ciencias, porque somos personas. También la habilidad de programar es una habilidad transversal, que podrás usar en mayor o menor medida en todos los sectores productivos.

Se tendrían que rediseñar las experiencias de formación para poder combinar varios conocimientos en un mismo ejercicio. No podemos traicionar a las nuevas generaciones que se están formando. Si no, para cuando lleguen al mercado laboral, su una parte importante de su formación ya no será relevante.

Recent Posts
0

Start typing and press Enter to search